Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies
deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco
Sundari

4 raciones

dificultad

facil

tiempo

35 min

Sundari Arroz Basmati

Buñuelos de Basmati y Dal en salsa picante (koftas vegetarianas)

Receta del dia


ingredientes

    Koftas:
    • 300 g de arroz Sundari Basmati
    • 170 g de Ghana Dal (lenteja amarilla)
    • 1 cebolla grande
    • 1 cucharada de ajo fresco picado
    • 1 cucharada de jengibre fresco picado
    • 8 cucharadas de semillas de amapola
    • 2 huevos frescos
    • Aceite vegetal
    • 1 cucharada de harina de garbanzo
     Raita (salsa de yogur):
    • 400 ml de yogur de cabra
    • 1 cucharadita de mostaza en polvo
    • 1 cucharada de aceite de guindilla thai
    • 1 cucharadita de hojas de hinojo picado
    • 2 cucharada de pepino picado
    • 1 cucharada de menta fresca picada

herramientas

  • Cazuela
  • Sartén amplia

preparación

    Mezcla todos los ingredientes de la salsa y déjala macerar en la nevera durante unas 3 h.

    Cuece por separado las lentejas y el arroz Sundari Basmati en abundante agua con sal y mézclalos una vez escurridos.

    Sofríe la cebolla muy picada con unas cucharadas de aceite. Cuando esté dorada, agrega el ajo, el jengibre y las semillas de amapola (ligeramente machacadas). Rehoga y escurre para retirar el exceso de grasa. Una vez frío, mézclalo con el arroz y las lentejas y añade los huevos uno a uno mezclando el conjunto y creando una pasta homogénea. Pon al punto de sal.

    Forma los buñuelos amasados con las manos, pásalos por harina y fríelos en aceite vegetal caliente. Retíralos sobre papel absorbente y sirve los buñuelos acompañados de la salsa de yogur.

    ¡Más rico imposible!