Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies
deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco deco
Sundari

ingredientes

    • 280 g de arroz Sundari Thai
    • 700 ml de caldo de pescado
    • 3 chipirones
    • 200 g de pescado blanco
    • 3 chalotas
    • 2 cebolletas chinas
    • 1 diente de ajo
    • 300 g de pollo en trozos
    • Sal
    • Pimienta
     Pasta de guindilla:
    • 2 guindillas rojas secas
    • 2 ñoras tostada y pulida
    • 2 chalotas pochadas
    • Zumo ½  lima
    • 1 trocito de lemon grass al gusto
    • 1 diente de ajo
    • ½  cucharada de hojas de cilantro
    • 1 cucharada de salsa de soja
    • 1 cucharada de semillas de comino
    • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
    • 1 cucharada de pasta de camarones
    • 2 cucharadas soperas de aceite vegetal

herramientas

  • Cazuela

preparación

    Para la pasta, pon las guindillas thai en remojo en 100 ml de agua templada y déjalas hidratar durante 15 minutos. Tritura los ingredientes junto a la guindilla sin semillas y el agua de hidratación. Resérvalos.

    Limpia el pescado y los chipirones y porciónalos.

    Dora el pollo troceado y salpimentado en una cazuela a fuego muy fuerte con aceite vegetal. Una vez dorado, retíralo de la cazuela y añade los chipirones, las cebolletas, las chalotas muy picadas y el ajo sobre el mismo aceite. Sofríe y agrega el arroz Sundari Thai cuando se evaporen los líquidos de las verduras. Remueve el arroz y fríelo unos instantes con las verduras. Añade un par de cucharaditas de pasta de guindillas (al gusto) y el pollo.

    Vierte sobre el guiso el caldo de pescado caliente y baja el fuego a potencia media. Rectifica de sal y añade el pescado a los 5 minutos. Deja que se evapore todo el líquido.

    Mmm… ¡Delicioso!