Pollo al curry de Madrás con arroz Basmati y coco

Principiantes · 27 enero, 2022
Receta de Pollo al curry de Madrás – Receta con Arroz Basmati – Sundari
Pollo al curry de Madrás – Receta con Arroz Basmati – Sundari
Ingredientes
  • 250 g de arroz Sundari Basmati
  • 8 muslos de pollo
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharada de curry rojo
  • 10 g de jengibre picado
  • 1 cucharada de café de canela molida
  • 50 g de orejones
  • Aceite de coco
  • 10 g de coco rallado
  • Sal

Instrucciones
  1. Para preparar la salsa de curry para la receta de pollo al curry de Madrás, tendrás que mezclar el curry, el ajo picado y el jengibre, en un bol. Añade el pollo a la salsa de curry anterior y déjalo macerar en aceite, durante un par de horas.
  2. Calienta el horno a 200º y hornea el pollo al curry de Madrás durante 30-35 minutos, dependiendo del grosor.
  3. Al mismo tiempo, cuece en agua hirviendo con sal el arroz Sundari Basmati, durante 10 minutos. Una vez escurrido, saltéalo junto con los orejones cortados. Riega el conjunto con una gota de aceite de coco. Añade la canela, rectifica de sal e incorpora el coco rallado.
  4. Saltea el arroz Sundari Basmati unos segundos y sírvelo como acompañamiento del pollo al curry de Madrás.
  5. ¡Para chuparse los dedos!

  • icono tiempo preparación
    Tiempo de preparación: 45 mins
  • icono tiempo total
    Tiempo total: 45 mins
  • icono raciones
    Raciones: 4

 

El curry brinda a este pollo al curry de Madrás con arroz basmati y coco un toque exquisito de especias, que adquieren gran intensidad al hornear el pollo previamente macerado. Este plato requiere de tiempo para prepararlo poco a poco y que sus sabores cobren intensidad, pero no necesita mucha atención, así que podrás prepararlo en el día a día o para una ocasión especial. Además, es un plato que puedes guardar varios días, ya que mejora después de reposar en la nevera, lo que lo convierte en una comida ideal para guardarla y cenarla algún día de la semana, en el que la rutina no nos deje tiempo para cocinar. Se puede comer solo o acompañarlo, por ejemplo, con platha, un pan plano birmano, excelente para bañar en la salsa.

Una delicia tamil 

Este pollo al curry surge de una de las ciudades más famosas y conocidas de la India: Madrás. Sin embargo, lo que es menos conocido es que en realidad el nombre oficial de esta localidad es Chennai, desde 1996. 

Chennai o Madrás es una ciudad costera, que surgió en la época de la colonización inglesa, como un puerto comercial y está habitada por miembros del grupo étnico tamil. 

Se la conoce como la puerta del sur de India y es una ciudad de una gran riqueza cultural y artística, lo que se manifiesta también en su tradición culinaria.  

¿Qué es el curry exactamente?   

Curry deriva de la palabra tamil «kari», que quiere decir «salsa», y los indios la solían usar para definir cualquier plato de verduras o carne, cocinado en salsas cremosas y que, generalmente, va acompañado de arroz. 

Durante la época del Imperio Británico, los ingleses popularizaron su consumo fuera de la India, pero solo de una parte de estos platos, que son los que en la actualidad conocemos como curry, y están formados por una mezcla de especias variadas. 

¿Qué especias tiene el curry? 

Aunque en realidad no existe una forma única de preparar el curry, sí hay algunas especias básicas que suelen estar presentes en todo buen curry. Las más importante probablemente sean la cúrcuma, el comino, la canela, el cilantro o la nuez moscada.  

A estas, se suman otras especias, como las guindillas, el cardamomo o el azafrán, que se pueden añadir dependiendo de si se prefiere más picante, más suave o más aromático. 

especias salsa curry

Tipos de curry 

Aunque el curry más conocido es el indio, también existen variantes en otros países, con las que puedes probar a preparar el pollo y verás que tampoco te decepcionarán. 

Tailandés: hay tres tipos principales, el rojo, el verde y el amarillo, y estos tienen varios subtipos. Si los adquirimos en un mercado, suelen presentarse como una pasta y no en polvo, como el hindú. Aunque, por supuesto, también lo puedes preparar. 

Japonés: se le conoce como kare raisu y suele encontrarse en formato de pasta prensada, que posteriormente se disuelve en salsa. Su sabor es distinto del del curry hindú, ya que es menos picante y más dulce. También se suele degustar acompañado de carne o verduras y arroz.